Al dormir

Aproximadamente desde hace 2 o 3 años he tenido problemas de sueño. He leído , consultado y tomado cosas para saber si me puede ayudar. Pero parece que encontré la causa. No tiene que ver con estress, ni con ejercicio exagerado, café o drogas. Es algo mas simple pero mucho mas preocupante. Actualmente vivo con mis padres (ya estoy en edad de no hacerlo  pero en otro post diré por que las causas), cada noche voy tranquilamente a dormir pero un pensamiento aterrador comienza a rondar mi cabeza y es que lo que empiezo a pensar es, ¿que tal si al día siguiente mi mamá o papá ya no despiertan? ¿que haría? Me aterra, me entristece y hace que pierda el sueño. Aproximadamente en la noche despierto como 5 veces , sintiendome cansado a la mañana siguiente, claro que como se ha vuelto una costumbre ya no le tomo importancia al cansancio. A pesar de que en la noche digo “ya voy a pensar en otra cosa”, un ruido me despierta y de nuevo viene a mi mente ese pensamiento. Trato de convencerme de que eso me ayudara a asimilar la situación cuando eso ocurra, pero lo que no quiero es que suceda, (creo la mayoría de la gente piensa igual).

La muerte del Yo

He pensado en todas las cosas que deje atrás, aquellas que disfrutaba, que me llenaban el espíritu y de alguna manera me hacían creer que tenía un propósito en la vida.  Es posible, y mas que seguro, que no todos piensan como yo, que muchos han encontrado el camino que siempre han deseado, que continúan haciendo lo que mas les gusta obteniendo incluso una ganancia (monetaria) al hacerlo. Pero yo no. Y es que cuando se es joven, nada mas importa. La vida se basa en complacer a los padres  al estudiar y llenar el ser de cosas que te agradan. Conforme pasa el tiempo (al menos en mi caso) aquellas cosas que te agradan se esfuman, se vuelven difíciles de conseguir por que ya no tienes tiempo, no le encuentras sentido ó existe alguien que lo haga mejor que tu, te desmotivas, y lo abandonas. Así me ocurrió a mí, y ahora y todos los días algo muy dentro, en mi corazón, quiere volver a hacer aquello que mas disfrutaba, pero al momento que quiero comenzar, regresan los pensamientos, esos obstáculos tan complicados de evitar. El internet, la distracción tan grande que está justo en mi área de trabajo. Inevitable que al momento de ponerme en marcha algo aparece, me pierdo en su vacio y dejo que vuelva a recaer. Es verdad, al momento de estar distraído, aquellos pensamientos cesan, ya no existe el “quiero volver a ser lo que era antes”, simplemente me embobo con imágenes virtuales, nada real en mi entorno, y olvido. Y al día siguiente es lo mismo. ¿Es que acaso debo de alejarme de esas distracciones?. La verdad es que cuando yo estaba “lleno” no existían distracciones, existían pero solo para hacer otra cosa que me agradaba. SI no dibujaba componía música, si no componía música salía a patinar, si no patinaba dibujaba y así. No existía el internet y no digo que no sea necesario, que no sea algo que me ha ayudado, a aprender, a conocer y entretenerme. Pero la forma en que yo lo he interpretado, la forma en que lo he aprendido a usar es incorrecta. Quiero volver a tener fe en mi, en mi trabajo, a soñar para no competir, quiero volver a ser yo.